+1 (424) 430-0162

LA PIRÁMIDE

El dinero no es la ruta de todo mal

El dinero es el camino hacia toda libertad

En la cultura popular, se pone una gran cantidad de atención en la creencia de los Illuminati de que el dinero no es malo. Algunos ven nuestro estímulo al trabajo y la riqueza como una promoción del egoísmo, pasando por alto el verdadero significado de la Pirámide y sus mensajes subyacentes que motivan nuestra diligencia.

En los principios de los Illuminati, la riqueza no es simplemente un medio de enriquecimiento personal. En cambio, el dinero es una herramienta que se puede utilizar para cumplir con el deber de cada persona para el avance de la especie humana.

La búsqueda egoísta del dinero es una meta hueca, pero la búsqueda de la bondad que el dinero puede crear es una de las mayores responsabilidades de la humanidad.

Cuanto más dinero posee una persona, más capacidad tiene para cambiar positivamente las vidas de aquellos que lo necesitan. Si eres pobre y de buen corazón, y la casa de tu amigo se quema en un incendio, seguirás siendo una buena persona, pero no tendrás la capacidad de ayudarlos con lo que más necesitan. Si la misma casa arde pero eres rico, puedes darle a tu amigo un lugar para quedarse y un nuevo hogar porque tienes más que suficiente para ti y para cualquier persona a tu alrededor que lo necesite.

El dinero no tiene sentimiento, ni voz, ni alma: su elección entre el bien o el mal es decidida por aquellos que lo usan.

Aunque no está mal ser pobre, la celebración de la pobreza tiene sus raíces en el egoísmo. Una persona que es pobre puede salvar una vida, pero una persona que es rica puede construir un hospital y salvar diez mil. Los pobres pueden hacer poco para ayudar a los pobres, pero los ricos pueden ayudar a tantos como puedan. Si una persona es rica, tiene la oportunidad de hacer el bien, pero si es pobre no puede ayudar a nadie más que a sí misma.

Los que tienen poco todavía pueden hacer mucho. El dinero es simplemente papel y números que se intercambian por el tiempo y el esfuerzo de una persona. Por lo tanto, si una persona no tiene dinero, puede usar su tiempo y esfuerzos para promover el avance de la humanidad, acciones positivas que son de igual valor que cualquier donación caritativa.

Cuanto mayor es la fortuna de una persona, mayor es su responsabilidad con sus semejantes. Al igual que la Pirámide, aquellos con el mayor poder pueden hacer el mayor bien para el mayor número de los que están debajo de ellos.